Cepillos sensoriales

Buenas tardes,

La entrada se ha hecho de rogar, pero hemos estado bastante liadas organizando material por Almería y adquiriendo otro nuevo. Ya han llegado los cepillos sensoriales para realizar el protocolo Wilbager!!!.

Disponibles aquí:
http://www.planetassensacionales.com/recursos-t%C3%A1ctiles/896

Info sobre el protocolo: Wilbarger (1995) considera que a menos de se trate el trastorno, éste nunca desaparecerá realmente. Ella prescribe un tratamiento al que llama el Protocolo de Wilbarger o el Wilbarger Deep Pressure y Proprioceptive Tecnique (DPPT).

Este tratamiento guiado profesionalmente consiste en usar un cepillo suave y dar presión intensa  para proporcionar estimulación profunda en los brazos, la espalda y las piernas, que es inmediatamente seguido por la compresión articular de la muñeca, codo, hombro, cadera, rodilla y tobillo. La estimulación de presión profunda debe ser realizada de una manera muy particular o de lo contrario, podría ser  perjudicial para el paciente. Por ejemplo, el cepillado nunca se realizará en la cara o en el área abdominal porque podría desencadenar reacciones contrarias a las que queremos conseguir. Si este tratamiento se realiza correctamente,  no lleva prácticamente ningún riesgo o efectos secundarios negativos. El procedimiento se repite cada dos horas durante el día porque se ha establecido que el efecto de esta estimulación profunda dura ese tiempo.

El efecto del tratamiento es a la vez calmante y estructurado. Aunque las personas con defensividad sensorial  pueden rechazar la idea de usar este cepillo, una vez que experimentan el uso del mismo, lo suelen aceptar  e incluso comentan que hasta lo disfrutan. El Protocolo de Wilbarger también hace hincapié en la incorporación de la estimulando de actividades sensoriales en la rutina diaria del paciente. Estas actividades o ejercicios deben dar un fuerte input sensorial al sistema por el tacto profundo de la presión, propiocepción o sistema vestibular. Las actividades particulares elegidas se elaboran entre el cliente y el paciente de acuerdo con sus intereses, disponibilidad de material, salud en general y aspectos prácticos, tales como horarios disponibles.

Normalmente, el tratamiento  dura aproximadamente un mes si se realiza con gran constancia. Wilbarger piensa que los pacientes reciben algún grado de beneficio aparte de la consistencia del tratamiento. Subraya que, para una verdadera recuperación, es necesario tener constancia y que el diagnóstico de defensividad sensorial debe tomarse en serio. Para tratar pacientes con el protocolo Wilbarger, es importante recibir una formación adecuada y actualizarse regularmente (Wilbarger y Wilbarger 1991, 2002a y 2002b).

Anuncios